Jorge es el que me ha enseñado esta palabra: guayísimo. La utiliza su hermanita de tres años para describir algo que le encanta y  ya le he dicho a Jorge que… ¡me la pido!

Y es que estos problemas son guapísimos.

Anuncios