ESPERANDO EL TREN.
Tres hermanos, que volvían del teatro a casa, llegaron a la parada del tranvía dispuestos a montarse en el primer vagón que pasase.
El tranvía no llegaba, pero el hermano mayor dijo que debían esperar.
Hermano mediano: Mejor es que sigamos adelante. Cuando el tranvía nos alcance, nos montamos en él, ya habremos recorrido parte del camino y llegaremos antes a casa.
Hermano menor: Si echamos a andar, será preferible que vayamos no hacia adelante, hacía atrás; así encontraremos antes al tranvía que venga y antes estaremos en casa.
Como los hermanos no pudieron llegar a un acuerdo, cada uno hizo como pensaba; el mayor se quedó a esperar el tranvía, el mediano, echó a andar hacia adelante, y el menor, hacia atrás.

¿Qué hermano llegó antes a casa y cuál de los tres procedió más lógicamente?

Anuncios